lunes, 1 de agosto de 2011

Lo quiero, lo necesito

Hola xic@s,

La crisis ha dejado al descubierto el ‘talón de Aquiles’ de mucha gente, las compras compulsivas. La cultura del low cost y el consumismo son una mezcla explosiva, ¿quién no ha dicho más de una vez “total, por 5 euros”? Pero en un mes, esos 5 euros se multiplican 4, 5, 6 y hasta 10 veces. ¿Quién no desearía estrenar algo cada día? He preguntado desearía, no necesitaría. El verbo es totalmente diferente.

“¡He gastado cuarenta mil dólares en zapatos y no tengo dónde vivir!” es una frase que nos hemos aprendido de Carrie en Sex and The City y que nos hizo mucha gracia en su momento, espero que nadie la haya puesto en práctica.

a13

“Tienes más zapatos que Imelda Marcos”. La esposa del presidente de Filipinas es conocida por su colección 1.500 pares de zapatos.

obesion_calzado

Ahora más que nunca miramos el gasto que hacemos. Antes deseábamos lujo, era algo intangible, un objeto de culto y deseo por los precios que tenía y tiene. Ahora los clones del lujo los han puesto a nuestro alcance, tener un Prada que no es Prada ya es posible.

clones_prada_louboutin

Imágenes de Shopping Philosophy

Ese afán desmedido e incontrolado que tenemos de comprar, de tener, de gastar, es la compra compulsiva. Es una adición en toda regla, un acto poco consciente del que después solemos arrepentirnos. Comprueba cuantas prendas tienes en tu armario aún con etiquetas. O cuántas veces te has puesto esos zapatos que estabas deseando tener. ¿De verdad los necesitabas? Los deseabas.

Ya no es sólo cuestión de gastar cuando estás de baja de ánimos, también puede ocurrir que quieras comprar porque sí. Confieso que alguna vez me ha pasado, gracias a dios que de momento no ha sido con sandalias de Jimmy Choo ni con Manolos. Ha sido con cosas menos glamurosas como geles, champús, galletas e incluso mermeladas. Puede haceros gracia pero me he llegado a juntar con más de 6 botes de mermelada cada una de un sabor distinto. ¿Tiene sentido? No.

Por ejemplo, ¿tantos vaqueros necesitamos? Las rebajas es el peor momento para un comprador compulsivo, con la excusa de “es una ganga, me lo llevo a casa”, gasta y gasta sin darse cuenta de cómo se va el dinero.

vestidores_celebrities

¿Quieres saber si eres comprador compulsivo? Sal de casa sin las tarjetas de crédito unos cuantos días, controlarse es fundamental y ser consciente aún más. Date una vuelta por las tiendas y si ves algo que despierta tu interés, cuando llegues a casa comprueba que no tengas nada igual o parecido. O deja pasar unos días antes de comprarlo para ver si realmente lo necesitas o sólo lo deseas. Seguro que tienes un armario con más de 10 vaqueros, más de 20 camisetas, más de 10 pares de sandalias. La cifra es un ejemplo y esas cifras ya me parecen una locura.

compras_compulsivas

La felicidad no depende de lo que tengas o lo que puedas adquirir, lo verdaderamente importante no es lo material. Tuve un jefe hace tiempo que me dijo, todo lo necesario para un cambio tiene que caber en una maleta. Me sorprendió mucho ese comentario, pero después de dos mudanzas en 6 años puedo afirmar que tengo demasiado, tengo mucho más de lo que necesito.

Valoramos poco lo que tenemos y mucho lo que no tenemos.

Bss, xris

12 comentarios:

ana villanueva dijo...

Seis botes de mermelada, seis? jajaja eso es sano ;)
Confieso que no soy comparadora compulsiva, incluso en época de vacas gordas, pero lo de encontrar gangas me chifla, mi época preferida de rebajas son al final, justo al final encuentro joyitas ;)
Besos!!!

ConLyConI dijo...

Me ha encantado tu entrada, cuantas veces he encontrado algo que ya ni recordaba que lo tenía... muy buena la frase de tu jefe.

Saludos!
Laura

dissapointed dijo...

maravilloso!! un post maravilloso!!! :) sii soy adicta!! pero me lo pongo todo!! jajajajajaa
Xxo!!

Mis cucaditas dijo...

Me encanta este post, yo también he tenido de esos dias..... uffff, jejeje.... un besote

Dave Vuitton dijo...

Vale!

No tenemos donde vivir..pero somos los mas guapos de nuestra avenida!

o no es asi...Gasto unos 500 euros en ropa mensualmente o incluso mas pero a mi favor he de decir que no fumo, no bebo alcohol y voy al gym 4 veces en semana.

Cada uno tiene sus vicios no?ji ji

Besos Chipless by Dave
Bloggeras Zapatiles en
Chiplessfashion.com

Zepequeña dijo...

En mi caso no compro por necesidad de tener que vestirme si no por necesidad de gastar y de cubrir otros aspectos. Al final en estos dias de hoy lo unico que tenemos es vicio.

Zepequeña.

Conee dijo...

Me encanto tu refleccion! es necesario tener tantas cosas materiales?? aveces el impulso es incontrolable, pero debemso poner en practica el auto control.

Besos me encanto tu blog

Hummingbird dijo...

ay.

no ir más allá de las posibilidades de uno mismo sería (pienso) el equilibrio que beneficia ambas partes: la economía propia y la ajena -mododesinteresadoON ;)

de todos modos añadiré tu última frase a un precioso libro que me regalaron no hace mucho ;). y eso me dice que me sobra una maleta para lo que realmente importa.

mil besos
Humming

seis botes de mermelada... :D

the healthy ghost dijo...

Muy cierto! Yo estoy intentando controlarme, lo malo es que al ver algo que me gusta mucho, me cuesta un mundo resistir.
Un beso.

ali-atelier dijo...

Muy realista tu reflexión!
Sumado al hábito de "quiero esto, me lo compro", en lo referente a moda, tenemos inculcado el "si no me lo compro hoy igual mañana ya no está" por lo que nos lo llevamos a casa y allí se queda...
El "clima de escased y oportunidad", del que ZARA es el rey.
Es vergonzoso que mos manipulen haciendonos pensar que somos libres.

Adriana dijo...

Me he sentido identificada con tu entrada! Te invito a conocer estas Últimas Tendencias en maquillaje para ahorrar y lucir bella! Saludos!

eLi dijo...

si yo te contase cuantas veces he dicho en estas rebajas "total, por 5€" pero es la primera vez que no me siento tan mal, eran cosas muy básicas, que pase el tiempo que pase sé que voy a usar. aunque he de admitir que me he quedado en eso porque lo demás no me gustaba... soy compulsiva pero chunga!!!!!!
alguna vez me he planteado dejar el blog precisamente porque me ha hecho más compulsiva